HIPERQUERATOSIS O DUREZAS:

 

    Con la terminología científica de HIPERQUERATOSIS, más conocidas por durezas,  nos referimos al engrosamiento de la epidermis  en zonas amplias.

    Una hiperqueratosis  es un engrosamiento de la piel, compuesto por células muertas, queratinizadas, descamadas, impactadas y distorsionadas en zonas de  fuerte roce, fricción o presión.


Etiología:

 

        Las zonas de más frecuente aparición suelen ser en :

 En la planta o hiperqueratosis  plantares:

 

                Estas son como resultado de una sobrecarga continuada y estas pueden ser:

   En el talón o Hiperquertosis del talón:

 

                También son debidas a la sobrecarga o hiperapoyo del talón, por alteraciones o deformaciones del pie, como un pie cavo,  o por defectos de alineación como un pie varo; sin embargo aquí el factor de falta de hidratación o anhidrosis, es una de las  causas fundamentales  de su aparición, lo que en un principio es simplemente un acumulo de queratosis o acumulo de queratina, con el tiempo y el descuido puede transformarse en la formación de grietas, profundas y dolorosas de difícil curación.

   


       Evolución:

 

La  hiperqueratosis puede ir pasando por diferentes fases:  

Diagnóstico diferencial:

 

       Uno de los errores que con más frecuencia se cometen por profesionales sanitarios no podólogos, es confundir o no establecer un diagnóstico diferencial, entre lo que es un hiperqueratosis puntual por una sobrecarga metatarsal, y un papiloma; esta confusión la sufre el paciente, que hace un largo peregrinaje por diferentes especialistas hasta que acude al podólogo.

 

Habrá que establecer también diagnóstico diferencial con otras lesiones dérmicas menos frecuentes.

 

   Tratamiento:

 

               En cuanto al tratamiento el más sencillo es la eliminación de la lesión hiperqueratósica o dureza, si bien previamente se debe haber hecho un estudio,  para ver cuales son las causas de dicha hiperqueratosis, pues estas pueden ser debidas a diferentes causas, como veíamos anteriormente.

 

    Si tras la realización de la quiropodia dicha lesión aparece muy rápidamente o sigue habiendo dolor, habrá que optar por otros  tratamientos paliativos  como la ortopodología o incluso tratamientos definitivos como la cirugía podológica.  


 

Prevención:

 

        La falta de hidratación en pieles secas o con anhidrosis, es uno de los motivos para que dicha capa cornea se acumule, formándose la hiperqueratosis; por lo que una hidratación diaria, con cremas con urea,  así como un calzado cómodo y fisiológico, sin tacones superiores a cuatro centímetros y el uso de calcetines o medias de algodón lana o hilo ,evitando  los calcetines o medias acrílicos,  son las mejores medidas preventivas.